Vigo,
Martes, 17 Junio, 2014
Miguel Ángel Vázquez Burgos
Responsable ejecutivo de Análisis y Estudios de Unespa

Cada año los clientes declaran al seguro 50 millones de problemas

Fundación Inade acogió el pasado 17 de junio una sesión de la tribuna de su “Desayuno con Inade”, con la presentación en Galicia, de la mano de Miguel Ángel Vázquez Burgos, Responsable Ejecutivo de Análisis y Estudios de Unespa de la Memoria Social del Seguro Español 2013, editada desde 2003 por la Asociación Empresarial del Seguro. Uno de sus lemas de este año es “Nuestros clientes tienen cada año 50 millones de problemas. Nosotros los resolvemos”

Miguel Ángel Vázquez dividió su exposición en el análisis de la penetración del seguro en los hogares, la función socioeconómica de los seguros de vida de amortización de hipotecas, realizó una radiografía de los asegurados del automóvil y su siniestralidad, dibujó el panorama del seguro de salud y el servicio del seguro a las personas de viaje y el fraude.

Según la Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el Instituto Nacional de Industria y recogida en la Memoria Social del Seguro Español, el 81% de los hogares españoles tiene suscrita una póliza de seguro del automóvil, lo que convierte a esta modalidad del seguro en la más difundida socialmente, lo cual es lógico teniendo en cuenta que la posesión de vehículo a motor comporta la obligación de asegurarlo. El 76% tienen asegurada su vivienda, el 52% cuentan con un seguro de decesos, el 21% un seguro de salud y el 12% un seguro de responsabilidad civil general.

En España, cada día 15.000 ciudadanos comunican una incidencia en el hogar, por las que las entidades aseguradoras abonan diariamente cinco millones y medio de euros en indemnizaciones. Cada 20 segundos se produce una incidencia por un daño por agua en una vivienda, y cada 30 segundos se comunica la rotura de un cristal. El informe refleja que un tercio de las viviendas gallegas carece de seguro.

El seguro de vida es proveedor de protección frente al fallecimiento y la invalidez, así como de rentas diferidas en el tiempo. Los seguros de vida con cobertura de fallecimiento que se suscriben en el momento de adquirir un préstamo con garantía hipotecaria cumplen una misión económica de protección de la riqueza de los particulares, que llega a adquirir una importancia capital para las personas que se ven en la situación de activar esa garantía, es decir, aquellos que sufren el fallecimiento de otra persona (normalmente el cónyuge) antes de que haya podido completar el reembolso del préstamo. La suscripción de seguros de vida vinculados a hipotecas encuentra su razón en que el principal riesgo económico que afrontan los particulares es que el fallecimiento de la persona que en la unidad familiar aportaba la renta de la familia o su mayor parte, deja a ésta en una situación de imposibilidad o dificultad de seguir pagando el préstamo hipotecario; situación que puede conducir en algunas ocasiones a desprenderse del inmueble.

Según las estimaciones de la Memoria, cada año se saldan 2.400 hipotecas por estar vinculadas a esta modalidad del seguro. La tasa puede parecer baja, pero se debe tener en cuenta que una gran parte de las hipotecas están suscritas por personas jóvenes, y en consecuencia menos expuestas al riesgo. Es una figura de seguro que se define por dos grandes conceptos: otorga protección a aproximadamente la mitad de las personas y economías puestas en riesgo con la adquisición de un préstamo hipotecario en España, y permite a una media diaria de siete familias enfrentar y superar una situación económicamente comprometida susceptible de comprometer la propiedad de su vivienda. En Galicia, la edad media de la persona fallecida por la que se activó este tipo de seguro era de  48 años, y el saldo medio amortizado a la entidad financiera, de 48.060,21€.

En lo referido al seguro del automóvil se destacó que Galicia tiene un parque automovilístico que representa el 6,40% del total nacional, con 2.272.251 vehículos asegurados. Las provincias de Lugo y Ourense son las que presentan mayores tasas de motorización (vehículos por cada 100.000 habitantes) debido a que la dispersión poblacional y la escasa densidad de las unidades urbanas hacen más necesaria la posesión y el uso del vehículo.

Si tenemos en cuenta los siniestros que declaran los ciudadanos en relación al seguro del automóvil, el caso más recurrente es el de la asistencia en viaje (servicio de grúas con motivo de avería o por siniestro del vehículo). El segundo caso viene originado por los daños propios que sufren los vehículos en maniobras de aparcamiento, y la tercera más recurrente serían los daños materiales que se producen a terceros a consecuencia de una colisión.

Cada año, a través de los equipos de TIREA (Tecnologías de la Información y Redes para las Entidades Aseguradoras)  se tramitan 2,2 millones de siniestros, que originan indemnizaciones por valor de 5.825 millones de euros, de los que el 61,45% (3.580 millones) se destinan al pago a talleres de reparación de vehículos, el 30% (1.745 millones) a indemnizaciones por daños personales, y el 8,55% al abono de gastos sanitarios (500 millones).

La siniestralidad grave gallega se registra más en las carreteras de Lugo y Ourense, y la provincia que registra mayor siniestralidad leve es Pontevedra. Cada taller gallego repara una media de 62 vehículos al año, con un coste medio de 4.533,26€ por automóvil.

Según la información de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, el seguro español de salud transfiere cada año a sus clientes en torno a 5.500 millones de euros en siniestros, en una tendencia ascendente en el tiempo, protagonizada por la asistencia sanitaria. Los ciudadanos gallegos recurren al seguro privado menos que la media nacional, siendo los hechos más recurridos la visita a odontólogos y la utilización  de material terapéutico (en esta categoría se encuentran por ejemplo las gafas).

El seguro de asistencia en viaje es una de las modalidades de aseguramiento que tiene una presencia menor en la producción aseguradora en cualquier país, pero que puede llegar a tener una importancia cualitativa importante, ya que actúa en circunstancias muy comprometidas para el asegurado. En Galicia, el nivel de aseguramiento en esta modalidad es muy bajo, y los principales destinos de las personas aseguradas son Estados Unidos, Brasil, Guatemala, Portugal y México.

La última parte de la exposición del Responsable Ejecutivo de Análisis y Estudios de Unespa estuvo centrada en el fraude, ya que es uno de los asuntos a los que se está más vigilante en la actividad aseguradora, obteniendo un retorno de 43€ por cada euro invertido en su detección.

El fraude en España provoca que el 16% de la prima que abona un ciudadano se destine a pagar siniestros fraudulentos. A este respecto, recordaba que cada 21 minutos y medio un ciudadano gallego defrauda por algún hecho relacionado con el seguro del automóvil y cada hora y 18 minutos por algún asunto relativo el seguro del hogar. El año pasado se detectaron 30.000  casos de fraude por robos en el hogar, solicitando una indemnización por bienes fingiendo robos que no se habían producido, en especial en la reclamación de sustracción de equipos electrónicos de última generación. 

Próximas citas

WEBINAR
en Santiago de Compostela
Viernes, 14 Mayo, 2021 - 09:30
Espacio Inade
en Vigo
Miércoles, 19 Mayo, 2021 - 09:00
WEBINAR
en Vigo
Martes, 25 Mayo, 2021 - 09:00