Vigo,
Martes, 27 Mayo, 2014
Alejandro Izuzquiza Ibáñez de Aldecoa
Director de Operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros

“La comunicación de daños se debe hacer vía telefónica o vía web, es la forma de ayudar al asegurado”

El pasado 27 de mayo, Fundación Inade acogió en la tribuna de su “Desayuno con Inade” una sesión en la que Alejandro Izuzquiza Ibáñez de Aldecoa, Director de Operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros, realizó un balance de la gestión de las indemnizaciones realizadas por el Consorcio de Compensación de Seguros desde el año 2000.

La primera parte de la exposición de Alejandro Izuzquiza se centró en el análisis de la gestión de las indemnizaciones por el Consorcio en el seguro de riesgos extraordinarios y en el seguro obligatorio de automóviles. El Director de Operaciones comenzaba su alocución recordando que el organismo no es “competidor” de las entidades aseguradoras privadas, sino que complementa al sistema para cubrir riesgos no asumidos por la industria privada en materia de seguro obligatorio de responsabilidad civil de automóviles, de riesgos extraordinarios, coaseguro y reaseguro de seguros agrarios combinados, o por razones de interés público atendiendo a necesidades concretas del mercado asegurador.

Izuzquiza considera que esta circunstancia se destaca poco por los mediadores “en el momento de comercialización de la póliza, debiera destacarse la doble cobertura de la póliza, en cuanto a riesgos extraordinarios y responsabilidad civil del automóvil”.

También repasó los procedimientos en la tramitación de los riesgos extraordinarios, incidiendo en que el organismo gestiona telemáticamente todos los siniestros, sin traslado de documentos en soporte papel. Utilizando ejemplos sobre la forma de presentación de comunicaciones en los últimos episodios de siniestros extraordinarios gestionados por el Consorcio, indicaba respecto a Galicia, que en ninguna otra zona de España se realizan tantas comunicaciones de siniestros utilizando soporte de papel como en esta comunidad (el 61% de las recibidas). Además, y ya que en su mayoría (57%), son los mediadores de seguros los encargados de realizar la comunicación, advirtió a los asistentes que sería recomendable que intentasen hacerlo a través del Centro de Atención Telefónica, ya que el formato papel ralentiza la tramitación electrónica de los expedientes: “realizando la comunicación por teléfono o vía web se obtiene en el momento un número de registro que asegura que el siniestro ha comenzado su tramitación, no como en papel”. Izuzquiza hacía un llamamiento a los mediadores de seguros “la comunicación de daños se debe hacer por vía telefónica o vía web, ya que es la forma de ayudar al asegurado”.

La segunda parte de la sesión estuvo centrada en el acercamiento al informe de revisión del Baremo de accidentes de circulación, cuyo texto se presentó el pasado 22 de mayo ante la DGSFP.

En cuanto a la estructura del Baremo propuesto, resaltaba que aunque se mantiene la distinción entre indemnización por muerte, por secuelas (lesiones permanentes) y por lesiones temporales, se distinguirá entre indemnizaciones debidas al perjuicio personal básico (daño moral), perjuicio personal particular (daño moral), perjuicio patrimonial por daños emergentes y perjuicio patrimonial por lucro cesante.

Además, en caso de muerte, el texto sustituye el actual sistema basado en indemnizaciones distintas en función del entorno familiar de la víctima por la individualización de la indemnización en cinco “categorías autónomas” de perjudicados: el cónyuge viudo, los ascendientes, los descendientes, los hermanos y los allegados (aquellas personas que hubieran convivido familiarmente con la víctima durante un mínimo de cinco años inmediatamente anteriores al fallecimiento y fueran especialmente cercanas a ella en parentesco o afectividad).

Entre los cambios que se proponen, figura la necesaria exhaustividad en la aplicación del Baremo, ya que no podrán fijarse indemnizaciones por conceptos o importes distintos a los previstos. Los perjuicios relevantes y singulares que no hubieran sido contemplados se incorporarán también a éste en concepto de “perjuicios excepcionales” (valoración de hasta un máximo del 25% del perjuicio personal básico).

También se ahondó en otros detalles económicos de la revisión del Baremo de accidentes, “con el nuevo Baremo, los actuarios tendrán más trabajo, por las bases técnicas que se deben desarrollar”. Pese a que recordó que entre la vía administrativa y la vía parlamentaria puede haber muchos cambios en el texto, prevé en un 15,5% el incremento de las indemnizaciones, a través de estimaciones realizadas sobre la información vertida por entidades aseguradoras que representan el 61% de la cuota de mercado sobre análisis de siniestros ocurridos entre 2000 y 2012.

Izuzquiza manifestó además la creciente preocupación del Consorcio por el incremento de siniestros leves (que pueden esconder un intento de fraude): “las indemnizaciones deben ir a fallecidos y lesionados incuestionables frente a lesiones difíciles de probar: se aplicará un factor de corrección para lesionados con más de cinco puntos de secuela”.

Próximas citas

WEBINAR
en Santiago de Compostela
Viernes, 14 Mayo, 2021 - 09:30
Espacio Inade
en Vigo
Miércoles, 19 Mayo, 2021 - 09:00
WEBINAR
en Vigo
Martes, 25 Mayo, 2021 - 09:00