Vigo,
Miércoles, 10 Junio, 2015
Roberto de la Prieta Saborido
Director Septentrional de Addvalora Global Loss Adjusters

Los directivos de las empresas provocan pérdidas por no tener actualizados los listados de su inmovilizado

Fundación Inade celebró una sesión de la tribuna “Desayuna con Inade-Vigo” el 10 de junio que tuvo como invitado al Director Septentrional de AVALORA GLOBAL LOSS ADJUSTERS, Roberto de la Prieta Saborido, considerado como uno de los principales expertos en valoración de bienes empresariales, obras públicas y marítimas, así como en bodegas y riesgos agropecuarios y que actualmente es el encargado de valorar los bienes de la empresa Campofrío en Burgos tras el incendio sufrido el pasado 16 de noviembre.

Previa a su intervención, el Vicedecano del Colegio de Economistas de Pontevedra, Francisco Estévez Alonso presentaba al invitado y resaltaba que el gremio de los economistas está muy presente en la actividad de las corredurías de seguros y en los procesos de valoración de los activos empresariales.

El señor de la Prieta comenzaba su intervención centrándose en las necesidades y finalidades de la valoración de los activos empresariales, desglosando el por qué, el para qué, el cuál y el cómo de esa valoración. La valoración de los bienes empresariales es utilizada a efectos de la constitución de garantías hipotecarias, formalización de operaciones de compraventa, o determinación de los estados financieros entre otros. Esta valoración se realiza en base a normas internacionales de contabilidad y el Plan General Contable. Sin embargo, en el ámbito asegurador, para la actualización o contratación de pólizas de seguro se debe utilizar un criterio de “valor de reposición a nuevo”. 

Roberto de la Prieta constataba que hay un alto porcentaje de empresas con aseguramiento basado en el valor neto contable, sin tener en cuenta que el activo esta “vivo”, cayendo de esta forma en situación de infraseguro, pudiendo provocar importantes pérdidas en caso de siniestro por no tener actualizados los listados del inmovilizado en el momento de la contratación de las pólizas de seguros o su actualización. 

El experto considera básico la depuración de los listados del inmovilizado, trabajo que debe ser realizado por el administrador en colaboración con el director financiero de la empresa. Recomienda a los empresarios depurar periódica y constantemente los listados del inmovilizado, antes de calcular su “valor a nuevo”, porque esa actualización generará un ahorro a la entidad al evitar el sobreseguro. En la práctica, los errores más habituales a la hora de actualizar ese listado del inmovilizado son la eliminación de activos no corrientes mantenidos para la venta; incluir como inversión las reformas, modificaciones o reparaciones en vez de como gasto; incluir como inversión traslados, adaptaciones a normativa, pequeños gastos de mantenimiento; eliminar del activo elementos totalmente amortizados (por enajenación, venta o “cuando no valga para nada”); incluir gastos financieros por mantener en el activo bienes obsoletos o totalmente inservibles o elementos que han sido vendidos. 

En el caso específico de las existencias, resaltó que revisando el Balance de Situación, sólo deben quedar reflejadas por su precio de adquisición o por su coste de producción según sean materias primas, producto terminado o productos en curso, asegurándolos en función de los listados de inventario chequeados. Enumeraba como errores más habituales la inclusión de los repuestos o embalajes como utillaje en vez de como existencias, el aseguramiento de existencias a 31 de diciembre sin tener en cuenta la variación interanual y sin efectuar regularizaciones y no teniendo en cuenta la estacionalidad. De la Prieta plantea como solución asegurar existencias fijas por una parte y por otra existencias flotantes, que tengan en cuenta el punto de mayor volumen de existencias, y efectuar regularizaciones de existencias al menos trimestralmente.

Próximas citas

No hay próximas convocatorias