A Coruña,
Viernes, 26 Junio, 2015
Miguel Ángel Cadenas Sobreira
Presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia

Un juez no puede dictar mil sentencias al año

La tribuna “Desayuna con Inade-A Coruña” tuvo como invitado al Presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, Miguel Ángel Cadenas Sobreira, que analizó las mejoras que de forma voluntaria proporciona la empresa a sus trabajadores en materia de Seguridad Social y cuál es el protagonismo del Seguro en su desarrollo.

El señor Cadenas estructuró su exposición en el análisis de siete puntos: la empresa, la responsabilidad empresarial, el aseguramiento privado, las mejoras voluntarias a la Seguridad Social, el accidente de trabajo, la dificultad interpretativa de los convenios colectivos o las pólizas de seguros y la ultraactividad de los convenios colectivos. 

Miguel Ángel Cadenas comenzó su exposición abordando los diferentes conceptos de empresa, de acuerdo al Estatuto de los Trabajadores, matizando las diferencias entre el empleador y el empresario (un profesional liberal puede ser un empleador aunque no necesariamente debe ser un empresario). En este punto resaltaba: “El alma de cualquier empresa reside en la relación laboral, que constituye su motor”. 

A continuación, abordó el ámbito de responsabilidades a las que se enfrentan las empresas frente a sus trabajadores, explicando que estas se pueden producir antes de la contratación (durante el periodo de oferta de empleo), durante el desarrollo del trabajo o una vez finalizada la relación laboral. 

Otro de los aspectos en los que profundizó el señor Cadenas fue el de las mejoras voluntarias que desde la empresa se conceden a los trabajadores. Estas mejoras suelen estar reflejadas o en un convenio colectivo o en acuerdos individuales firmados entre ambas partes, y las clasificó en mejoras directas e indirectas. A este respecto, recordaba que se debe tener en cuenta que una vez incorporadas a la relación laboral, las mejoras pueden ser revisables, pero nunca suspendidas de forma unilateral por la empresa. En cuanto a las mejoras directas enunciaba la jubilación, las ayudas por matrimonio o por nacimiento de hijo o el complemento del salario por incapacidad temporal o permanente (que habitualmente buscan equiparar el salario del trabajador al que tendría antes de la determinación de la incapacidad). Y en cuanto a las indirectas, se refirió a las mejoras en el tipo de cotización. 

Además de las mejoras, el empresario siempre tendrá una “deuda de seguridad” con sus trabajadores. Es por ello que en la mayoría de los casos en los que se incurre en accidente laboral, lo difícil no es determinar quién es el culpable en un accidente, sino la causa que lo ha motivado. En la mayor parte de las ocasiones en que se produce un accidente, se activa una reclamación del empleado o de sus derechohabientes frente la empresa, riesgo que se puede transmitir previamente a la industria aseguradora a través de un seguro de responsabilidad civil patronal. 

A la hora de suscribir estos contratos, se debe tener muy en cuenta el ámbito de cobertura, ya que si no está suficientemente aclarado puede ocurrir que un accidente no tenga garantía a través de ese contrato. Los casos que presentan mayores dificultades son los accidentes laborales que se derivan de una enfermedad profesional, ya que en muchas ocasiones resulta difícil conocer el momento de la causa del accidente.

Cadenas recordaba igualmente que cuando un convenio colectivo ha perdido su vigencia, las relaciones laborales se deben regir por un convenio superior; si no existiese ese convenio, habría que referenciarse al Estatuto de los Trabajadores. Asimismo, destacó que según las sentencias del Tribunal Supremo, extinguido el convenio “no desaparecen derechos y obligaciones”, porque esas condiciones estaban ya contractualizadas en el momento de suscribir la relación laboral. 

Cadenas finalizaba su exposición afirmando “si bien hay aspiraciones imposibles, el derecho a trabajar es un derecho irrenunciable de todos y no se deben establecer limitaciones por los poderes públicos, sea en tiempos de bonanza económica o de dificultades”.

Ya en el turno de preguntas, se fueron sucediendo reflexiones relacionadas con los casos que llegan a las Salas de lo Social de los diferentes partidos judiciales. Así, se comentaba, por ejemplo, que cuando  los trabajadores se desplazan a diferentes centros de trabajos en los que pueden existir diferentes convenios colectivos provinciales, para conocer cuál es el vinculante se deben tener en cuenta las circunstancias de sus desplazamientos, las motivaciones de la empresa y sus previsiones. 

En lo referido a los riesgos in itinere se recordaba que es necesario estudiar cada caso, ya que resulta difícil establecer una norma general de aplicación de la legislación. En cuanto a las actitudes de riesgo por parte del trabajador, Cadenas afirmaba “El empresario debe ejercer siempre su potestad disciplinaria ejerciendo su derecho y obligación de sancionar conductas contrarias a las prácticas de prevención de riesgos laborales”. 

En relación a la aplicación del “Sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación”, en los asuntos de responsabilidad civil patronal, Cadenas manifestó que los jueces de lo Social no están vinculados a la aplicación de ningún Baremo, si bien, “el de tráfico puede considerarse un punto de referencia, en la fijación de la cantidad indemnizatoria”, atendiendo al principio de que el trabajador tiene el derecho a la reparación integra de los daños producidos por accidente laboral, pero los jueces no deben promover el enriquecimiento injusto, es decir habrá que valorar las indemnizaciones accesorias recibidas en concepto de pensiones por incapacidad. 

Por último, y a petición del moderador del coloquio Adolfo Campos (Director de Fundación Inade), el Presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia realizó un repaso por las acciones más significativas en la Jurisprudencia gallega durante el último ejercicio. Recordó que el caso del Prestige está pendiente de resolución en el Tribunal Supremo; que el accidente de Angrois se encuentra en su recta final, sólo pendiente de producirse la ratificación de los peritos; y sobre los casos de preferentes indicó que el plazo límite para la entrada de nuevos asuntos expira el próximo 30 de junio y que se cuenta con tres meses para la liquidación de esos asuntos. A este respecto valoró positivamente la decisión de haber asignado dos juzgados exclusivos para estos asuntos ya que “la existencia de estos dos juzgados en Vigo y A Coruña ha sido fundamental para ejercer la tutela judicial efectiva de estos perjudicados, además de aliviar las salas para tratar el resto de casos”. 

En el ámbito mercantil, el Presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia resaltó que se ha registrado un repunte de expedientes por liquidación de empresas, y en lo referente a los juzgados de lo social destaco que A Coruña, Vigo Santiago de Compostela y Lugo tienen un nivel de entrada de casos “importantísimo”, cercano a los mil asuntos anuales, cada juzgado. Finalizó denunciando que “la Administración de Justicia tiene un importante déficit estructural, que debe corregirse”, y mencionó que “ningún juez puede dictar mil sentencias al año”.

Próximas citas

No hay próximas convocatorias