A Coruña,
Lunes, 9 Abril, 2018

La gestión de la expatriación y repatriación de los trabajadores

La gestión de la expatriación y repatriación de los trabajadores
Expertos del sector asegurador y del mundo empresarial analizaron los riesgos para las empresas de la expatriación de trabajadores

Bajo el título “La gestión de la expatriación y repatriación de los trabajadores” se volvió a celebrar una nueva convocatoria de Foro INADE el pasado 9 de abril. La sesión se desarrolló con una mesa redonda donde intervinieron Pedro Ortiz García, médico Director de INTERNACIONAL SOS; Javier Mollá Ayuso, Director General de SEGURIDAD INTERNACIONAL SOS; Andrés Pedreira Ferreño, Gerente de PIXELING; y, Adolfo Campos Carballo, Director de la FUNDACIÓN INADE, quien intervino como moderador.

La mesa redonda se inauguró con una pregunta acerca de cuáles son los mecanismos que debe poner en marcha el gestor de riesgo para confeccionar un mapa de riesgos. Ortiz apuntó que “hay que pensar en la empresa fuera de sus cuatro paredes, es decir, qué rodea las instalaciones. Paralelamente, la empresa debe disponer de políticas que establezcan la responsabilidad de esta respecto de lo que le ocurra al trabajador”. Mollá señaló que debe tenerse en cuenta tanto el destino como el origen del expatriado, así como el perfil del trabajador (edad, experiencia, etc…), y el momento en el que va a viajar (si, por ejemplo, va a haber elecciones que puedan desestabilizar la situación). El moderador tomó la palabra para preguntar tanto a Mollá como a Ortiz por el mapa de riesgos elaborado por INTERNATIONAL SOS, quienes ofrecieron al público una breve explicación del mismo. A propósito de dicho mapa, Campos preguntó a Mollá por México por ser un país con estrecha relación comercial con Galicia. Éste apuntó que es un país que tiene sus peligros, aunque depende de las zonas y de los recursos que se pongan a disposición del trabajador. Además, la probabilidad de un ataque a un expatriado es baja, es más probable que suceda entre locales. Mollá también fue preguntado por el nivel de seguridad en Túnez, e indica que se ha convertido en un sitio peligroso a raíz de las revueltas populares. Ortiz señaló que Túnez, desde el punto de vista médico, tiene un nivel bastante respetable. Hay que tomar precauciones, pero existen medicamentos, por ejemplo. Si bien no es preocupante, es cierto que desde el estallido de la revolución el nivel ha bajado. 

La siguiente pregunta fue para Pedreira, concretamente, fue preguntado acerca de las dificultades que se ha encontrado desde el punto de vista empresarial. Éste respondió con algunos obstáculos a los que tuvo que hacer frente, como el rechazo de la construcción de un pozo de gas en Libia porque la responsable del proyecto era una mujer; o cuando tuvieron que abandonar la construcción de un pozo en Perú, ya que era en el corazón selva y les robaron todo el dinero en efectivo de que disponían.

El siguiente tema propuesto es el duty of care o deber de protección. Mollá explicó que el deber legal del empresario con el trabajador y que constituye el vehículo más eficaz y más rentable de que disponen las compañías para gestionar los riesgos de esta naturaleza. Ortiz intervino para señalar que en la página web de International SOS hay disponible un cuestionario para hacer un autodiagnóstico de la empresa, que permite detectar las necesidades y la posible transmisión de la industria aseguradora. Preguntado Pedreira si conocía esta herramienta, contesta afirmativamente, incidiendo en la importancia del retorno de la inversión que tiene una gestión adecuada de este riesgo. En su opinión, gestión del riesgo de los expatriados no se realiza adecuadamente por una cuestión cultural.

Continuando con el duty of care, Campos preguntó si ya existía jurisprudencia considerando la existencia de dicho deber. Ortiz comentó que si, de hecho, se refirió concretamente a una Sentencia de un Juzgado de Barcelona que condenó a una ONG a indemnizar a un trabajador que, estando desplazado en la India, contrajo el dengue con serias complicaciones. El Juez, siguiendo la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, estimó que, si bien la empresa hizo todo correctamente, no empleó todas las medidas necesarias. Así, el duty of care es una obligación de medios, con lo que no es necesario que exista un daño para que exista incumplimiento de la obligación. 

El siguiente en intervenir fue Ortiz, quien preguntado por cómo debe abordar el gestor de riesgos el riesgo médico, señaló que las empresas deben disponer de un servicio de prevención de riesgos laborales. Pero éste, normalmente, funciona como un compartimento totalmente estanco que no suele ser muy proactivo.

Campos tomó la palabra para señalar que, generalmente, esta parte de la gerencia de riesgos no la lleva el gestor de riesgos, sino RRHH y pregunta al resto de ponentes a qué puede deberse. Mollá apuntó que este ámbito es transversal y afecta a varios departamentos, unido a una cuestión cultural que, en su opinión, se solucionaría con una política de riesgos de internacionalización.

En cuanto a cómo se transfieren estos riesgos a la empresa aseguradora, Mollá indicó que no todo es transferible; en cuanto a las parcelas transferibles, hay algunos factores que deben tenerse en cuenta, tales como los capitales, si el expatriado viaja con su familia, etc. También existe la opción dentro de International SOS de contratar un seguro paraguas, que no es un seguro per se, sino un contrato de prestación de servicios que se integra con la cobertura de distintos seguros, pero en el caso de que ocurra un evento no cubierto, se suministra el servicio. Pedreira, por su parte, apuntó que su empresa ha encontrado facilidades en la industria aseguradora, pero porque sabían qué querían y habían protocolizado y documentado todo de manera detallada.

Para finalizar con las intervenciones de la mesa redonda, Campos se dirigió a Pedreira para saber si, en su opinión, los corredores están preparados para proporcionar estos servicios. La respuesta es que no, pero porque tampoco hay demanda, lo cual es inexplicable en tanto cada vez son más las empresas que se internacionalizan.

Ya en el turno de preguntas, un asistente planteó si el régimen aplicable era diferente en el caso de que fuera el propio empleado el que promoviera la expatriación. Los ponentes señalaron que no. Una vez que la empresa acepta el traslado es como si lo hubiera propuesto la empresa. Otro asistente se interesó por la asistencia legal del expatriado; los ponentes indicaron que en las pólizas de viaje se incluye la asistencia jurídica; y si no, puede hacerse uso del seguro paraguas en caso de que esté contratado.

Próximas citas

Plan Inicia GERENCIARYS 2018-2019
Viernes, 21 Diciembre, 2018 - 09:30
Plan Inicia GERENCIARYS 2018-2019
Sábado, 22 Diciembre, 2018 - 09:30