Vigo,
Jueves, 22 Noviembre, 2012

La sucesión generacional en la empresa. Reflexiones (sucesiones, donaciones, herencias, fiscalidad…)

El seguro debe formar parte de la planificación sucesoria
Oportunidad para los mediadores de seguros: asesorar a sus clientes en la planificación de su sucesión, aprovechando las ventajas del seguro para la reducción de la cuota tributaria del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones
El Notariado ocupa un papel relevante en la sucesión generacional
Con la crisis económica se ha incrementado el número de aceptaciones de herencia a beneficio de inventario

En el marco de colaboración que Fundación Inade mantiene con la Confederación de Empresarios de Pontevedra, se organizó una jornada de trabajo para analizar la problemática de la sucesión generacional en la empresa y las soluciones que aporta el sector asegurador para hacer frente a la tributación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

PONENTES

Fueron ponentes de la jornada:

  • Isidoro Antonio Calvo Vidal, Notario del Ilustre Colegio Notarial de Galicia
  • Susana Mendía Conde, Responsable del Departamento de Desarrollo de Vida y Salud de Allianz
  • Juan Antonio Mosquera Pena, Subdirector Xeral de Impostos Cedidos da Consellería de Facenda de la Xunta de Galicia

La jornada fue conducida y moderada por Eulogio García Doval, Director Territorial para Galicia y Asturias de Reale.

Durante el acto inaugural, José Manuel Fernández Alvariño, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, dio la bienvenida a los asistentes y animó a los empresarios presentes a seguir apoyando actividades formativas centradas en el estudio de los riesgos que puedan afectar a su actividad económica.

La sucesión generacional: herederos, sucesiones y donaciones, las aportaciones del sector asegurador a la sucesión generacional y su fiscalidad fueron los temas que centraron las exposiciones de esta jornada.

Entre las principales reflexiones cabe destacar:

  • La función del Notariado español en las cuestiones hereditarias, tanto en el momento de la planificación sucesoria, como en el de la distribución del capital.
     
  • La crisis está produciendo la repudia las herencias, ya que vienen “cargadas de deudas”, lo que ha supuesto un incremento en el número de aceptaciones de herencia a beneficio de inventario.
     
  • En la España de las autonomías existen divergentes legislaciones en materia sucesoria por lo que habrá que estudiar cada caso particular para planificar el relevo generacional en la empresa.
     
  • El seguro es una parte importante en el relevo generacional, ya que éste suele ir emparejado de grandes desembolsos económicos, por lo que en concreto las pólizas de vida atenúan la repercusión sobre el patrimonio heredado. Lo que se debe es asesorarse adecuadamente para elegir la herramienta (seguro de vida) que proporcione mayor tranquilidad llegado el momento.
     
  • La legislación estatal actual prevé la posibilidad de que los herederos reduzcan la base imponible del ISD en el 95% del valor de la empresa del fallecido o de las participaciones de éste en el capital de la sociedad que desarrolla la actividad económica; la normativa gallega eleva el porcentaje al 99% y en ambos casos la aplicación de ese beneficio fiscal depende del cumplimiento de determinadas condiciones, aunque se podrá elegir qué tipo de tributación se desea aplicar.
     
  • En el caso de empresarios individuales (personas físicas) gozan de reducción el importe de los bienes necesarios para el ejercicio de la actividad, siempre que constituya su principal fuente de renta (debe suponer más del 50% de la base imponible del IRPF). Para acogerse a esta reducción, el heredero debe mantener la empresa durante un periodo de tiempo determinado (diez años si se elige la reducción estatal, cinco si elige la reducción gallega). Ese compromiso se refiere al valor de la empresa (no al mantenimiento del negocio en sí)
     
  • Para los casos de herencia de sociedades, los requisitos no serán tan exigentes en algunos casos: gozan de beneficio las participaciones en entidades cuando no tengan función de sociedad de capital, debe ser una empresa productiva. El fallecido debe tener al menos el 5% del capital o el grupo familiar debe poseer un determinado porcentaje (el 20% de familiares hasta tercer grado en el estatal y el 50% hasta familiares de cuarto grado para la aplicación de la reducción gallega). Además, el fallecido debe ejercer funciones de dirección efectiva en la sociedad y recibir una remuneración por ello que suponga al menos la mitad de la aportación a la base imponible del IRPF.
     
  • El importe de la reducción fisal dependerña de cada Comunidad Autónoma.
     
  • Los beneficios fiscales de las sucesiones se aplican igualmente a las donaciones con el objeto de favorecer la transmisión y perdurabilidad de la empresa. En este caso, además, el donante deberá tener 65 años o más (o tener una incapacidad), y tiene la obligación de dejar de ejercer de forma efectiva las funciones de administración de la empresa.

“El ISD es progresivo y en la sucesión de cualquier empresa con un mínimo valor, la progresividad del impuesto se dispara, por lo que es muy importante cumplir los requisitos para poder acceder a la reducción fiscal. El análisis de la empresa y el futuro cercano será importante para decidir si optar por la reducción estatal o la autonómica. Por lo tanto, la planificación en el tema de las sucesiones es importante con la intención de reducir la factura fiscal considerablemente”.
 

Próximas citas

No hay próximas convocatorias