Santiago de Compostela,
Jueves, 3 Julio, 2014

Los convenios de asistencia sanitaria derivada de accidentes de tráfico (Público / Privado)

La mala praxis de los gestores de siniestros pone en peligro la calidad asistencial a las víctimas de accidentes de tráfico
Las entidades aseguradoras, como promotoras de estas gestoras, no deberían permitir sus malas prácticas
Las compañías de seguros abonan al Sergas las facturas derivadas de accidentes de circulación en una media de 21 días. El sector ha facturado en el año 2013 más de 10,5 millones de euros
La Xunta de Galicia confirma que la compañía suscriptora del seguro obligatorio de viajeros de Renfe ya ha abonado los gastos sanitarios derivados del accidente ferroviario de Angrois

El Foro Inade acogió una sesión de trabajo para tratar los convenios de asistencia sanitaria derivada de accidentes de tráfico establecidos con la sanidad pública y el sector privado, así como las controversias que se producen entre las partes implicadas.

En el turno de intervenciones Juan Jesús Gestal Otero, Decano de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Santiago de Compostela, agradecía a Fundación Inade haber elegido la Facultad de Medicina para la celebración de la jornada, “ya que en ella es donde se forman los futuros profesionales de la Sanidad pública y privada”. Destacó igualmente la labor formativa que viene desarrollando Fundación Inade y la vinculación que está manteniendo con la Universidad de Santiago de Compostela.

Por su parte, el Director de Fundación Inade, Adolfo Campos Carballo, destacó que el parque automovilístico asegurado al cierre del ejercicio 2012 era de 28.903.420 vehículos, y que para asegurar estos vehículos operan en el mercado español 55 entidades aseguradoras, que acumularon al cierre del ejercicio 2013 un volumen de negocio de 9.854 millones de euros, cifra un 4% inferior a la del ejercicio anterior.

Asimismo, recordó que el retorno que supone para los proveedores de la industria aseguradora vinculada a los accidentes de circulación se distribuye en tres áreas: 3.580 millones se destinan al pago de los talleres de reparación de automóviles, 1.745 millones se corresponden con el pago de indemnizaciones por daños personales a los perjudicados y 500 millones se corresponden con los gastos de asistencia sanitaria que se abonan a los centros sanitarios públicos y privados que atienden a los lesionados en accidentes de circulación.

Desde finales de los años setenta, las entidades aseguradoras tienen establecidos convenios de colaboración con la Sanidad pública y privada, por los que se establecen las relaciones para el pago de la asistencia sanitaria. Campos destacó que, desde 2002, TIREA (Tecnologías de la Información y Redes para las Entidades Aseguradoras) tiene en marcha el sistema CAS, que gestiona la documentación y facturación entre entidades aseguradoras y los centros sanitarios adheridos al convenio y adheridos al sistema, al que están adheridos 44 entidades y 685 centros sanitarios.

En cuanto a la primera sesión de la mañana, centrada en el análisis de los convenios de asistencia sanitaria pública y privada, la gestión pública fue defendida por Lourdes Vilachán Angueira, Subdirectora General de Presupuestos del Servicio Gallego de Salud. Destacó que en el ejercicio 2013 el volumen de facturación registrado por este convenio ascendió a diez millones y medio de euros, de los que, a cierre del ejercicio habían sido cobrados el 91,78%, resultando una media de días de tramitación de cobro de 21, lo que refrenda que el sector asegurador es un buen cliente para el Servicio Gallego de Salud.

La segunda parte de la sesión, relacionada con la gestión privada, fue expuesta por José Ramón Santamaría Barreiro, Gerente del Hospital Vithas-Nuestra Señora de Fátima, miembro de la Junta  Directiva y del Comité Ejecutivo de la Federación Nacional de Clínicas Privadas, y Miembro de la Comisión de Vigilancia y Arbitraje del convenio nacional de asistencia para accidentados de tráfico, que presentó un análisis DAFO sobre el futuro del convenio, destacando como debilidades la falta de confianza entre entidades aseguradoras y centros privados, que lleva al incumplimiento del convenio, a lo que se podría sumar el aumento del número de fraude por lesionados.

En cuanto a las amenazas, destacaba en primer lugar la actuación de las empresas gestoras de los siniestros, cuyas malas praxis pueden poner en peligro la calidad asistencial a la víctima del accidente de circulación, a la que habrá que sumar la intromisión de centros que no tienen establecidos convenios con entidades aseguradoras.  Santamaría remataba: “el convenio hoy no satisface a ninguna de las partes, porque no está adaptado a la realidad actual”.

La segunda parte de la sesión buscaba abordar la resolución de las controversias que se suelen producir a la hora de aplicar los convenios, bajo un formato de mesa redonda al que se incorporaron como ponentes Antonio González López (Delegado en Galicia del Consorcio de Compensación de Seguros), Luis Aurelio López Herranz (Gerente de Daños Personales-Gastos Sanitarios de la compañía Mutua Madrileña) y el doctor Carlos Represas Vázquez (Especialista en Medicina Legal y Forense).

A continuación se abrió el debate, en el que participaron una gran parte de los asistentes a esta jornada de Foro Inade. Una de las reflexiones de la jornada estuvo centrada en la mala praxis de los gestores de siniestros que están siendo utilizadas por un gran número de entidades aseguradoras. La mayor parte del auditorio asistente considera que esta situación puede desencadenar en la ruptura del convenio, y lo que es más peligroso para las víctimas: la pérdida de calidad asistencial, situación que no debería ser permitida por el sector asegurador.

Próximas citas

No hay próximas convocatorias